Cannes 2011: ‘Sleeping Beauty’ – Erotismo decepcionante


Una de las películas del festival que había despertado más expectación era ‘Sleeping Beauty’ (La bella durmiente), opera prima de la directora australiana Julia Leigh. Un cuento de hadas erótico en el que Emily Browning (la protagonista de ‘Sucker Punch’, interpreta a Lucy), una joven universitaria que descubre una manera ¿fácil? de hacer dinero dedicándose a la prostitución.

Pero de una forma peculiar, porque mientras mantendrá sus relaciones sexuales, preferentemente con personas de una cierta edad, está dormida y en principio no deben incluir ningún tipo de penetración.

Podía ser uno de los títulos polémicos o más caldeados del certamen, pero por las crónicas que nos van llegando más bien todo el revuelo se ha quedado en… decepción.

Luis Martínez, en El mundo: “Con una estética más agotada que el expendedor de caramelos Pez con la cara de Chiquito (lo hay, lo he visto), la directora se empeña en el cansino ejercicio de escandalizar. Así, y con la cámara convenientemente distante para simular modernidad, vemos cosas propias de putas. De toda la vida. Decepcionante todo. Entramos con ganas de escandalizarnos, y salimos escandalizados. Que no es lo mismo.” ( Leer crónica completa )

Jaume Esteve, en 20 Minutos: “(…)una buena idea que se diluye en un metraje en el la protagonista, una chica con una vida complicada y de tendencias autodestructivas no llega a conectar nunca con el espectador.” ( Leer crónica completa )

Alejandro G. Calvo, en Sensacine.com: “Película fría, impostada y desequilibrada, arranca como un cruce entre Buñuel y el Marqués de Sade menos violento, pero acaba naufragando al no saber mantener la sutilidad (estética y ética) con la que arranca la cinta, dando lugar a un entramado final cada vez más grotesco e incomprensible.” ( Leer crónica completa )

Gregorio Belinchón, en El País: “Venía apadrinada por Jane Campion y con cierto ruido de película de morbo. A lo primero, Campion busca malas ahijadas. A lo segundo, sí, juega con el morbo, pero poco más. Una cosa es jugar y lo otro hacer cine, aunque sea con el rostro enigmático a ratos, aniñado en otros de Emily Browning. Los descensos a los infiernos hay que contarlos mejor: la autodestrucción adolescente ha tenido mejores reflejos en pantalla.” ( Leer crónica completa )

Olivier De Bruyn, en Le Figaro: “Glacial, clínica y terriblemente controlada. ‘Sleeping Beauty’, 1hora y 44 minutos de duración, juega a la carta de la extrañeza.” ( Leer crítica completa )

Manu Yánez, en el Blog Mi mirada sobre Cannes de Fotogramas: “La directora parece poner toda su fe en el enigmático magnetismo de Lucy, pero olvida alimentar de contenido su particular odisea. Poca chicha para tanta carne.” ( Leer crónica completa )



Trailer:






.

Comentarios

Entradas populares