Cine y literatura. Relato soñado / Eyes Wide Shut

Arthur Schnitzler, nacido en Viena en 1862, fue el primer escritor en lengua alemana en usar la técnica de Stream of Consciuousness en su obra Lieutenat Gustl (1900), lo que le convierte en uno de los innovadores literarios del siglo XX. Años antes había pertenecido al grupo de escritores conocido como Young Vienne, que funcionó de 1890 a 1897 y que buscaba nuevas vías de expresión a través del simbolismo y el expresionismo. Podemos decir, por tanto, que estamos ante una figura innovadora y, en bastantes aspectos, precursora en unos tiempos en los que el concepto de novela estaba cambiando radicalmente hacia el modelo actual con elementos como el monólogo interior o el uso del tiempo subjetivo. Entre sus obras más conocidas está su obra de teatro Reigen, que supuso un escándalo por su contenido sexual y que hoy en día es más conocida como La ronda, título que se le puso en 1950 cuando fue adaptada al cine por Max Ophüls.

En 1926 Schnitzler escribió Relato soñado, novela corta que Stanley Kubrick llevó al cine en 1999 bajo el título Eyes Wide Shut. La historia parte de unas conversaciones íntimas entre la pareja formada por Albertine y Fridolin sobre aquellos momentos, hasta entonces ocultos, en que uno pudo haber abandonado al otro por un desconocido. Un sueño de Albertine hace estallar los celos en Fridolin y eso le lleva a un viaje nocturno en busca de la venganza por una infidelidad no cometida. El protagonista se irá encontrando diversas mujeres hasta que entra en una mansión e intenta participar de los lujuriosos ritos que se están celebrando en un baile de disfraces. Ahí es donde entra en contacto con una mujer anónima que se convierte en su obsesión y a la que perseguirá en una búsqueda imposible por toda la ciudad. La redención del protagonista llegará tras entrar en contacto con la muerte y su capacidad de igualar a todos los seres humanos.

Hay varios factores en esta obra que nos invitan a relacionarla con el psicoanálisis, ciencia nacida en Asustria y que en aquellos momentos estaba en pleno auge. Por una parte, Freud y Schnitzler se conocían y entre ellos había cierta relación, como así lo demuestran algunas cartas en las que el creador del psicoanálisis muestra su interés por los trabajos de Schnitzler. Además, se pueden encontrar algunos elementos en Relato soñado que lo unen directamente a los trabajos de Freud y Jung.

Desde el punto de vista de la teoría literaria, el psicoanálisis permite conocer la realidad / personalidad del autor y los motivos por los que escribe sobre determinados temas; el escritor nos ofrece sus fantasías bajo el molde del placer estético. Según Freud "el arte es un dominio intermedio entre la realidad que nos niega el cumplimiento de nuestros deseos y el mundo de la fantasía que nos procura satisfacción". La ficción nos permite liberarnos de la parte personal y ver nuestros deseos a través de otros sujetos, lo que alivia nuestro subconsciente. El lector se identifica con un personaje sabiendo que es otro el que actúa y sufre en su lugar en un mundo ficticio, por lo que se puede dejar llevar por la narración. La obra de arte tiene el objetivo principal de liberación o catarsis.

El tema central de Relato soñado es el deseo sexual, pero centrándose en los deseos reprimidos o escondidos que en este caso salen a la luz a través de los sueños, tal y como el propio título de la novela indica. Siguiendo la teoría del psicoanálisis, esta represión se debe al "inconsciente colectivo", a ese depósito constituido por la experiencia social que se acumula desde hace años y que provoca un choque entre la realidad y nuestro intento de cumplir nuestra voluntad.
Bajo el punto de vista del psicoanálisis, el sueño de Albertine manifiesta lo que lleva reprimido en su interior: su deseo de irse con otros hombres. Los sueños se convierten en una parte más de la vida y dejan de tener una interpretación inocua para convertirse en partes esenciales de la realidad, de ahí la reacción de Fridolin ante un "relato soñado" que se hace real una vez exteriorizado. Al considerar que lo que ocurre en la mente tiene el mismo valor que lo que ocurre en el mundo "externo", la infidelidad soñada tiene el mismo valor que si hubiera ocurrido en el mundo físico.

Relato soñado (al igual que Eyes Wide Shut) indaga en el mundo de la irracionalidad de la atracción sexual, la capacidad que tenemos de controlar nuestras emociones y los miedos ante la pérdida del ser querido, temas que siempre han estado en la mente de todo ser humano. Es una obra que no pretende dar soluciones, sino hacer consciente al ser humano de sus problemas, incluyendo elementos como la memoria, los recuerdos o los sueños. Todos estos aspectos enmarcan la obra de Schnitzler dentro del concepto de "novela moderna" y la convierten en un eslabón más de esa cadena que supuso la gran renovación de la literatura a principios del siglo XX. Dejémonos llevar por sus palabras y seamos nuestros propios psicoanalistas.

Comentarios

Entradas populares