Sitges 11: Coppola aburre y 'Smuggler' divierte

Kinuta, un joven perdedor que ha visto como fracasaban sus intentos de ganar algo de dinero con las tragaperras, comienza a trabajar como contrabandista. La tarea es sencilla, recoger cualquier tipo de cosa, incluyendo el cadáver de un jefe yakuza. Kinuta y su mentor Joe tendrán que vérselas entonces con un excéntrico asesino. El director de la aclamada secuencia de animación de Kill Bill: Volumen 1 vuelve a Sitges con un thriller con gotas de sudor, sangre y humor, que no tiene nada que envidiar al manga de Shohei Manabe. Patadas a cámara lenta y un reparto de lujo añaden más carne al asador.

Este es el argumento de 'Smuggler', una de esas cintas que en Sitges hay como churros y que muchas veces se convierten en verdaderos bodrios soporíferos que la mayoría de las veces se pierden en su propio argumento. No es el caso, y en esta película el pastiche de géneros cinematográficos tan presente en en el cine asiático friki está bastante contenido.

No faltan frases sarcásticas, acidísimo humor negro, coreografías espectaculares y todo ello aderezado con esa mezcla de dramedia que tanto gusta a los fans de este tipo de cine, y que tanto enerva a sus detractores.

Muy pocas ganas en Sitges de ver la nueva película de Francis Ford Coppola, quien presentaba en esta edición su ida de olla 'Twixt', en 3D -mentira, vi los 45 minutos que duré en el cine sin las gafas. Luego me enteré que a tres minutos del final sale un anuncio que dice 'póngase ahora las gafas 3D'... ¿os parece normal?-, que cuenta la historia de un novelista conocido por sus obras de terror que se obsesiona con la historia del espectro de una joven que fue asesinada. Poco a poco irá sumergiéndose en el profundo y oscuro secreto que oculta esa joven.

Val Kilmer, Bruce Dern y Ben Chaplin forman parte del reparto de esta historia.

Me podreis decir que no puedo opinar en global al no haberla visto entera, pero sí os puedo decir que en los 45 minutos que estuve en la sala no pasó absolutamente nada: se sucedían escenas que daba la impresión de que no llevaban a ningún sitio, muy cutres en cuanto a dirección artística y puesta en escena, con un Val Kilmer que tuvo tiempos mejores y con desdoblamiento de plano tipo viñeta, que si estuviesemos en Hulk de Ang Lee lo tolero por el propio formato, pero no en una película de Coppola y menos hecho de forma tan cutre, como si no fuese capaz de rodar y montar un plano-contraplano.

La historia no me interesó lo más mínimo pasados diez minutos, y el toque sobrenatural es de la misma calidad que un capítulo de la primera temporada de Buffy.

En cualquier caso, los comentarios al salir del cine la gente que aguantó eran de todo menos bonitos.

¿Cuando volverá Coppola a recuperar la cordura?

El trailer ya auguraba algo bastante horrendo.







.

Comentarios

  1. Doy fe de que Coppola toca las pelotas al personal con esta peli. Lo de las 3D no es exactamente un anuncio de "póngase las gafas"... es, de hecho, lo mejor de la peli! Es lo mkás divertido porque no sale ningún mensaje... ¡salen unas gafas volando hacia el público! Y cuando pasados 2 minutos se acaban los efectos 3D, ¡las gafas vuelven a salir para que te las quites! Jajajaja en serio, es un descojono!!

    Hay únicamente dos momentos de esos: uno hacia la mitad de la peli, y otro al final. Que me hizo gracia, o sea quiero decir que no me disgustó del todo, pero es que ya era tarde, demasiado tarde.

    Al igual que toda la peli, que es de risa. Bueno, de llorar mejor dicho. Menuda pena, y eso que me veía venir de muy lejos lo que iba a ver.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

"LOS COMENTARIOS ESTÁN SUJETOS A MODERACIÓN. POR FAVOR, EVITA EN CUALQUIER CASO LOS INSULTOS, COMENTARIOS FUERA DE TONO O CONTEXTO, OFENSIVOS, PROVOCADORES Y MERAMENTE PROMOCIONALES O SPAM. RESPETA LA OPINIÓN DEL AUTOR DEL ARTÍCULO O LA CRÍTICA, ASÍ COMO LOS COMENTARIOS DE LOS DEMÁS". CUALQUIER COMENTARIO CONSIDERADO COMO UN TROLL TAMBIÉN SERÁ BORRADO INMEDIATAMENTE.

POR LO DEMÁS, ¡ADELANTE! NOS ENCANTARÁ SABER TU OPINIÓN.

Entradas populares