Sitges 11: 'The Mortician', un drama bastante flojo

Mal empezamos cuando un director que presenta un film en 3D en un Festival de Cine como el de Sitges dice una perla como esta: 'Tened paciencia con el 3D'... y yo me pregunto: ¿para que la proyectas en 3D entonces? ¿Si o no?

Volvemos al ejemplo de Takashi Miike con 'Hara-Kiri': una película con un título como 'The Mortician', cuyo protagonista hace autopsias en una morgue, hay un asesinato de por medio y encima es en 3D... ¿quién no iría directo a verla? Pues estamos ante una depepción de narices.

Estados Unidos se encuentra en crisis. Los pobres se agolpan en guetos, mientras los políticos no parecen preocuparse por lo que está sucediendo. Ante este panorama, un hombre apodado The Mortician sobrevive trabajando en una morgue y con la única compañía de una prostituta llamada Ava. La llegada de un cadáver con un extraño tatuaje, la aparición de un peligroso gángster y el encuentro con un misterioso niño cambiarán la vida del protagonista.

Desaprovechada puede ser una palabra que defina perfectamente a 'The Mortician', una cinta que se vió en la Berlinale, que podría haber sido género puro se queda en un dramilla con aire retro bastante cutre que tira demasiado por lo sensiblero y el cliché para que conectes con los personajes. Se trata de una historia mil veces vista cuyos giros son más predecibles que un capítulo de 'Entre Fantasmas' y que no aporta absolutamente nada al género. Encima es indignante que se haya proyectado en 3D, cuyo efecto sólo me gustó en el corto previo al film y en el anuncio de Gas Natural, cuando una mariposa se me acercó tanto que casi la podía tocar.

Ahí se acabó el efecto del 3D.

Y lo peor de todo es que está en la Sección Oficial a Competición.

Olvidable, predecible y bastante decepcionante por muy bonito que parezca el trailer.

El trailer:


Comentarios

Entradas populares