Woody y la Teoría de las Cuerdas

Publicado por Alex 15 de enero de 2012

Hace años, Canal + emitió una serie titulada “Los Primeros de la Clase”. En ella una serie de adolescentes superdotados intelectualmente aprendía a enfrentarse al mundo. En un episodio, uno de los personajes decía que ya nada podía sorprenderle. Entonces su profesor le llevaba a un cine en el que se proyectaba “Manhattan”. Al terminar la película, el atribulado estudiante sólo acertaba a decir: “Guau…”

“Manhattan” es la gran película del pequeño genio. Y es la que reúne todas sus obsesiones: Muerte, sexo, amor siempre descompensado. Los personajes de Allen son náufragos emocionales en busca de un salvavidas. Woody no cree en que el amor exista, pero piensa que merece la pena intentar encontrarlo. Los personajes de sus primeras y alocadas películas se enfrentan a la cuestión con ironía y descreimiento. Tal vez el punto más relevante de su obsesión llegó en un poco conocido corto dirigido por Allen en 1981 titulado “El Cuento del Lunático”. En él, un hombre relata a la cámara sus quejas por ser incapaz de encontrar todos los requisitos necesarios en un único miembro del sexo opuesto. Está casado una mujer bella e inteligente que no le atrae sexualmente, y está enamorado de una modelo muy joven por la que siente una “radiación erótica”. Al final, llevará su obsesión al límite mediante un experimento que aúne las cualidades de ambas en un sólo cuerpo para, al cabo de unos meses, terminar enamorado de una azafata de vuelo con cuerpo asexuado, irritante acento de Alabama y rostro común porque: “al verla mi corazón da volteretas”.

El director recurrió al espíritu de esta escena en “Recuerdos”, rodada un año más tarde: “Nunca he podido enamorarme. Jamás he podido encontrar a la mujer perfecta. Siempre ocurre algo malo. Entonces conozco a Dorrie. Una mujer maravillosa. Enorme personalidad. Pero por alguna razón ella no me excita sexualmente. No me preguntes por qué. Y luego conocí a Rita. Una salvaje. Mala, cruel, problemática. Y me encanta acostarme con ella. Pero siempre he deseado volver con Dorrie. Y me dije a mí mismo: si yo pudiera meter el cerebro de Dorrie en el cuerpo de Rita ¿no sería maravilloso? Y pensé: ¿por qué no? Qué demonios, soy cirujano… De manera que hice la operación y todo fue a la perfección. Cambié sus personalidades y puse toda la maldad y la coloqué allí (en Dorrie). Y convertí a Rita en una mujer cálida, maravillosa, encantadora, sexy, dulce, entregada y madura… Y entonces me enamoré de Dorrie…”

Allen trata de comprender los mecanismos del amor y el porqué de la atracción. En la misma película confirma la ignorancia que le mantiene constantemente perdido:

Alienígena: Escucha, soy un ser superinteligente. Según los estándares de la Tierra tengo un cociente intelectual de mil seiscientos y ni quiera puedo entender lo que esperabas de esa relación con Dorrie.

Sandy: La quería.

Alienígena: Ya, y dos días al mes era la mujer más excitante del mundo, pero el resto del tiempo era como un cesto.

Por entonces, Woody dirigía su propia vida. Extrapolaba su experiencia en ficciones reales con la intención de comprenderse a sí mismo. Vencido demasiado pronto, hacía tiempo que había decidido otorgar todo su amor a una ciudad, Nueva York, de la que estaba enamorado desde niño pese a sus notables inconvenientes. Fue entonces cuando dirigió “Manhattan”. En ella, su alter ego, Isaac, deambula de un lado a otro con el mismo pesar y las mismas dudas de Allen. Decaído tras una ruptura traumática (“no hay nada peor que tu mujer te abandone por otra mujer”), Isaac comienza una relación que él piensa transitoria con una chica de 16 años llamada Tracy. Ella es una chica madura. Su camino está más definido pese a su corta edad. Cuando Isaac la abandona por otra mujer más madura, Tracy le quita importancia y continúa su vida consciente de que volverán a encontrarse. Y así ocurre en la última escena, cuando Isaac corre a su encuentro con la esperanza de impedir su marcha a Paris durante seis meses para estudiar arte dramático:

Isaac: “Irás a los ensayos y saldrás con toda esa gente. Comerás con ellos a menudo. Luego empezarán a crearse las ataduras, y, quiero decir, a ti no te interesan esa clase de… Quiero decir que tú cambiarás. Ya sabes, dentro de seis meses serás una persona distinta”.Tracy: “No todos se corrompen”.

Es posible que no volviesen a verse. Allen deja la cuestión para la imaginación de cada uno. Lo seguro es que el director sigue haciéndose preguntas sin respuesta, pero que afortunadamente continúa plasmándolas en celuloide . De algún modo, un poco de luz entre tanta oscuridad. La suficiente, al menos, para alumbrar a un estudiante descreído que cree haberlo visto todo…






1 Comentarios
  1. Diego Sánchez ha dicho,

    Fantastico Woody Allen!!! Un genio!!!

    Publicado el 18 de enero de 2012, 15:52

     

Publicar un comentario

"LOS COMENTARIOS ESTÁN SUJETOS A MODERACIÓN. POR FAVOR, EVITA EN CUALQUIER CASO LOS INSULTOS, COMENTARIOS FUERA DE TONO O CONTEXTO, OFENSIVOS, PROVOCADORES Y MERAMENTE PROMOCIONALES O SPAM. RESPETA LA OPINIÓN DEL AUTOR DEL ARTÍCULO O LA CRÍTICA, ASÍ COMO LOS COMENTARIOS DE LOS DEMÁS". CUALQUIER COMENTARIO CONSIDERADO COMO UN TROLL TAMBIÉN SERÁ BORRADO INMEDIATAMENTE.

POR LO DEMÁS, ¡ADELANTE! NOS ENCANTARÁ SABER TU OPINIÓN.

'La momia' en taquilla

Poca recaudación en los pases de jueves noche.
Publicado por Jolly Jumper.

''Mary Poppins Returns'

La razón por la que Julie Andrews no estará en este regreso.
Publicado por Jolly Jumper.

Jared Leto en 'Blade Runner 2049'

Ha revelado el nombre de su personaje.
Publicado por Jolly Jumper.

CURSOS Y MASTERS

Topformación.com

Buscador de cursos y masters.
Publicado por Redacción.

Twitter

.

Facebook

Cinempatía on Facebook