Crítica: '[REC]³ Génesis ' - Amor a prueba de zombis


'[REC]³ Génesis ' es una historia de amor. Una historia de amor que ya quisieran otros films clasificados como "románticos". También te arrancará más carcajadas que bastantes comedias puras y duras. Pero, espera... ¿no estamos hablando de '[REC]³ Génesis '? ¿La tercera parte de aquella peli de zombies con la que media España chilló y se tapó los ojos? Sí. La misma.

Porque '[REC]³ Génesis ' no es lo que esperas ver.

Paco Plaza vuelve a dirigir a sus muertos vivientes, esta vez sin Jaume Balagueró. Y él solito transforma la saga en un desquiciado festival de locura, risas, amor, sangre, vísceras y algún que otro susto. Mientras en la primera entrega los sobresaltos en la butaca eran constantes, en ésta pueden contarse con los dedos de una mano. Y ninguno es como para quedarte al borde del infarto de miocardio.

Una vez has pasado el comienzo de la película, con el vídeo doméstico quizá excesivamente largo pero increíblemente real (en cualquier momento esperas ver aparecer a tu prima segunda en pantalla mordisqueando una cigala) de la boda de Clara y Koldo, comienza el espectáculo. La película te arrastra y no te suelta durante poco más de una hora en la que no hay ni un segundo de descanso. A velocidad vertiginosa, sucede una cosa detrás de otra y al rato te das cuenta de que no has despegado los ojos de la pantalla.

Visto así, parece que estamos ante una gran película, ¿no? Pues sí y no. Porque el terror brilla por su ausencia. Hay algún sustito y hay minutos de angustia, de ésos en los que gritas al protagonista que salga corriendo de una vez (los buenos en las pelis de miedo y su manía de ponerse a filosofar sobre la vida mientras el asesino se acerca por el pasillo con una ballesta entre las manos). Pero no hay auténtico terror, no hay ansia de agarrar la mano del que tienes al lado, no hay respingos hasta el techo ni manos tapándonos los ojos.



En cambio lo que sí hay es humor, toneladas de humor negro, macabro. Tú has entrado a ver una peli de terror y de repente te das cuenta de que estás partiéndote de risa. Porque escenas como la del abuelo y su sonotone te hacen hasta sentirte un poco culpable por no poder evitar estallar en carcajadas. Pero no es algo gratuito. No se trata de que sea una especie de 'Sé lo que hicisteis en el último verano VIII', léase peli de terror que te partes de lo mala que es. No. Terminas riéndote porque Paco Plaza y Luiso Berdejo han escrito un guión queriendo que te rías. Y ahí está el surrealista personaje de John Esponja, por si quedaba alguna duda.

Al tono cómico contribuye, obviamente, un elenco de actores entre los que destaca Diego Martín (Koldo), ese chico que debería ser más célebre de lo que es y que rezuma comicidad por todos los poros. Diego y Leticia Dolera (Clara) encarnan a dos personajes que viven un amor de los de verdad, un amor que alcanza el clímax cuando los recién casados se comunican, perdidos entre una horda de zombies asesinos, a través de su canción. ¿Tal vez "Still lovin' you" de Scorpions? ¿O "Somebody to love" de Queen? No. La canción de los enamorados, la que pone música a un grupo de muertos vivientes escupiendo sangre, es el "Gavilán o paloma", de Pablo Abraira, en una escena tan increíblemente kitsch que resulta increíblemente genial.

Humor, amor... y gruesas pinceladas de auténtico gore digno de Saw. De hecho, las contadas veces que deseas taparte los ojos viéndola no es por terror, es por asco. Sangre, vísceras, miembros amputados y cabezas arrancadas saltan sin cesar de un lado a otro de la pantalla.

Es difícil definir '[REC]³ Génesis '. Resulta casi imposible clasificarla dentro de un género. Y cuando te levantas de la butaca no estás seguro de si te ha gustado la película o de si te acaban de tomar el pelo. Pero si algo está claro es que has disfrutado como un enano.

Y, si no ha sido así, sólo por ver a Leticia Dolera, vestida de novia, saltando con una sierra eléctrica entre las manos al ritmo del "Eloise" de Tino Casal, ya merece la pena.













Comentarios

Entradas populares