Cannes 2012: 'Holy Motors' - Una locura de Leos Carax que entusiasma


Faltaba una sorpresa, y un punto de extraordinaria locura en la Sección Oficial, y ésta la ha puesto el inclasificable Loes carax ( 'Los amantes del Pont-Neuf') con 'Holy Motors', o la historia del enigmático Señor Oscar, capaz de transmigrarse de un personaje a otro: un respetable padre de familia, un mendigo, un asesino, un ser monstruoso... a veces joven, otras anciano... un hombre, en ocasiones incluso mujer... Pero, ¿dónde está realmente su casa, su familia, su descanso?

Curiosidad por saber realmente que puede ser 'Holy Motors' de la que, afortunadamente, nos llegan las buenas noticias de su estreno en España (en fecha aún por confirmar), pues ha sido adquirida por la distribuidora Avalon.

Denis Lavant, Edith Scob y el veterano Michel Piccoli, la sensual Eva Mendes o la cantante Kilye Minogue... un reparto de lo más variopinto para esta rareza que parece haber cautivado a gran parte de la crítica y junto con 'Amour' de Michael Haneke empieza a destacar como la gran favorita para hacerse con la Palma de Oro.

En cuanto a las opiniones entre la prensa de aquí, para todos los gustos.


Oti Rodríguez Marchante ( ABC ): " Con la de Leos Carax, en cambio, la duda sí ofende: “Holy motors” es una de las películas más ridículamente pretenciosas que uno recuerda, y eso que parte de una idea que podría considerarse original: cada día del hombre es un diverso juego teatral en el que interpreta los más variados papeles. Pero Leos Carax es justo lo contrario que Billy Wilder, el cineasta que podía convertir el excremento (por no decir mierda) en oro." ( Leer crónica completa )

Luis Martínez ( El Mundo ): "El actor Denis Lavant encarna a un sujeto cuya profesión (o vida) consiste en encarnar otras vidas (hasta nueve). Así, le vemos transformarse en vieja, diablo, banquero, matón, padre cariñoso, víctima del matón de antes, moribundo... Lo anterior literalmente arrojado (quizá escupido) sobre la pantalla sin dar la más mínima opción al espectador: críptico, violento, genial, torpe, enfermizo, cutre y febril. Todo cabe en una película en la que hasta los coches hablan. Tal cual." ( Leer crónica completa )

Carlos Boyero ( El País): " Se oían muchas risas y había sensación de alborozo y complicidad en la sala ante el último disparate del director francés Leos Carax, señor al que se profesa culto en Francia aunque jamás haya podido comprender las razones. Nada de lo que ocurre en la espantosa Holy motors es comprensible para un espectador que no haya perdido las neuronas, aunque también dudo que su autor entienda de que está hablando. Pero alguien nos explicará que se trata de poesía, corrosión y delirio, cositas tan prestigiosas que no precisan la mínima coherencia." ( Leer crónica completa )


Sergi Sánchez ( La Razón ): "Es una fábula sobre la identidad en tiempos de crisis, sobre un futuro no muy lejano en el que toda experiencia acabará siendo virtual y sobre el propio cine como condensación de todas las dimensiones posibles del espacio y del tiempo, del cine como paisaje mental poblado de fantasmas. La belleza recorre toda la película, a pesar de que el culto al feísmo y a lo bizarro parezca colonizarla." ( Leer crónica completa )


Alejandro G. Calvo ( Sensacine.com ): "Y es que la película es todo un ejemplo de bizarrismo de qualité, una declaración de amor apasionado hacia el cine, sus mutaciones e, incluso, su muerte. Un ejercicio casi suicida de realización cinematográfica e interpretación artística (...) 'Holy Motors', acaba resultando una película extrema, o la adoras o la repudias, o aplaudes desaforado o pegas patadas a la butaca de enfrente. Por suerte, yo soy de los que aplauden a rabiar (metafóricamente, que soy más bien tranquilo)." ( Leer crónica completa )

















Comentarios

Entradas populares