Crítica: 'Sombras tenebrosas' - Acomodamiento tenebroso

Si había alguna duda de si era el espectador el que se había agotado del universo fílmico que planteaba Tim Burton, la última película del realizador norteamericano despeja cualquier tipo de duda; el espectador sigue siendo el mismo, es el propio Tim el que se ha vendido a su fórmula.

Sombras tenebrosas” es el enésimo intento de Burton por trasladarnos a su universo recargado, excesivo, lúgubre, gótico, algo que aceptamos agradecidos mientras su habitual alarde de imaginación se podía equiparar a su esfuerzo de fondo. Pero Burton dejó hace tiempo de preocuparse por sus historias para simplemente querer crear nuevos mundos en los que Johnny Depp y Helena Bonham Carter pudieran lucir peculiares caracterizaciones y altas dosis de histrionismo interpretativo. Éste es el caso que confirma la triste decepción que supuso “Alicia en el país de las maravillas”, obra de Lewis Carroll que siempre imaginamos en las manos de Burton hasta que Burton se encargo de deshacer sus dobles lecturas y dosis de surrealismo para componer un producto ingenuo e insuficiente, que sin embargo recaudó las mejores cifras en la carrera del inquieto director de “Mars Attacks!”. 

Sombras tenebrosas” adaptación de una serie-culebrón televisivo de los 60 se prestaba a ser mirada por el punto de vista burtoniano pero también a ser un vistoso reclamo que garantizase buenas cifras de entrada en taquilla. Burton sabe del tirón del Depp más desfasado y abusa de su presencia, acumula secundarios de peso (jamás Michelle Pfeifer o Jackie Earle Haley estuvieron tan desaprovechados) y explota unos efectos digitales que se muestran fríos y excesivamente digitalizados (esa difuminación del rostro del Barnabás Collins de Depp que ya sufrió en “Charlie y la fábrica de chocolate”). Insuficiente para el cinéfilo, adecuado para una buena recaudación inicial.


Estamos ante un Burton acomodaticio, demasiado conformista con un guión repleto de agujeros, chistes burdos y facilones y una selección musical plana y superficial. Tan errático como Barnabas y los personajes que le acompañan en esta oscura aventura de vampiros y brujas en la que la dupla que nos ofrecieron joyas como “Ed Wood” o “Eduardo Manostijeras” demuestran no sentirse culpables de trabajar con el piloto automático puesto. Confiamos en que con “Frankeweenie”, la adaptación del propio cortometraje animado de Burton podamos celebrar la vuelta de un director desaparecido de un tiempo a esta parte.


Por Robgordon ( El séptimo cielo )














Comentarios

Entradas populares