Zinemaldia 2012: The bay

ZABALTEGI - ESPECIALES

¿Qué hace Barry Levinson dirigiendo una película de terror, estilo mockumentary, con cuatro perras y un aire muy, muy de serie B?


Barry Levinson tiene en su haber películas como la inolvidable El secreto de la pirámide, Sleepers, Acoso, y sobre todo Rain man, por la que obtuvo cuatro Oscars. Por lo tanto, llama mucho la atención verlo metido en un proyecto así, que además está apadrinado/producido por los creadores de Insidious y Paranormal activity (lo cual, por cierto, para un servidor no es que sea algo atractivo precisamente...)

The bay narra los hechos ocurridos durante las celebraciones del cuatro de Julio de 2009 en un pueblecito costero americano: Claridge, en Maryland. Resulta que las personas empiezan a verse afectadas por una extraña epidemia que termina provocándoles la muerte. Pronto se verá cuál es la causa de todo ello...

La gracia de la película es la forma en cómo está contada, o mejor dicho, las fuentes que se utilizan para contar todo lo que ocurre: todo son archivos digitales. Si se atiende a cómo está contada, lo dicho: mockumentary en toda regla,

Inevitablemente  uno se acuerda mucho de [REC] y sus secuelas, ya que tiene momentos casi idénticos a los vistos en aquéllas. Con lo cual en ese sentido no merece la pena, pero claro, no deja de tener cierto encanto de serie B, así que a los aficionados al terror y a este tipo de películas les gustará.


Los actores, al ser totalmente desconocidos, están convincentes en sus personajes: la reportera novata, el alcalde, los patrulleros de la policía, los afables vecinos... todo con una naturalidad bien maja e interesante.

Sobre la forma en cómo está hecha, la verdad es que no está nada mal ver la cantidad de formatos digitales que se usan (no es de extrañar pues vivimos en plena era digital y aún quedará más por llegar), para poder seguir el curso de los acontecimientos. Barry Levinson hace, pues, un buen trabajo contruyendo una película de terror, no demasiado ocurrente en cuanto a situaciones, pero sí curiosa en cuanto a forma. Eso sí, que el espectador no  busque algo grandioso, porque tampoco es para echar cohetes.



Comentarios

Entradas populares