FANT 2014: The Congress.

Publicado por Cinematic 14 de mayo de 2014



'The Congress' (Ari Folman, 2013) abre con un plano de exquisita belleza y precisión, pues resume la tesis del primer acto de la película. El rostro de una actriz en declive, con banderas hondeando en el fondo como signos de éxitos pasados que amenazan con derrumbarse para siempre, y las lágrimas que añoran un pasado cada vez más lejano. La cámara se va alejando lentamente, como dejando espacio emocional para que el personaje de Robin Wright pueda asimilar las duras verdades que el personaje de Harvey Keitel le está contando. Es un plano maestro en su sencillez, pues al priorizar el rostro, y la reacción que este tiene ante lo que oye, implica de lleno al espectador en el drama de la protagonista y despliega ya desde el principio algunos apuntes de su discurso sin resultar sobre-explicativo. Sabemos que a Robin le ofrecen una última oportunidad como actriz. Una oportunidad que conlleva someterse a un proceso revolucionario, que por un lado promete inmortalizar la imagen del actor, y por otro, podría destruir la esencia misma de su trabajo.



Otra gran escena merece ser mencionada, una de las últimas antes de que la película pasa a la animación. Es aquella en la que Harvey Keitel fuerza la emoción en Robin Wright para que el programa pueda registrar sus emociones. Keitel cuenta la historia con una naturalidad y cercanía sólo accesible a los de su nivel. Lo curioso es que cuando llega a la parte mala, al miedo al éxito de Robin, a sus ansiedades y a lo fútil de todo su miedo, la película crea un momento genuinamente emotivo partiendo de lo falso: Harvey Keitel cuenta su historia sólo para provocar emoción en Robin, así como el guionista creó esta escena para emocionarnos a nosotros. Pero aquí el guionista va un paso más allá, y con esa falsedad como punto de partida parece arrojar luz sobre los engranajes del cine, reivindicando la capacidad de los trucos de la ficción (que no son más que mentiras en su estado original) para llegar a lo verdadero. Llegados a este punto, 'The Congress' ya podía seguir con un fundido a negro de hora y media, que seguiría teniendo más valor que la mayoría de películas que vemos en la cartelera.


El único pero que le encuentro a 'The Congress' es su dispersión temática. Hay una elipsis de 20 años en la que se nos introduce en el mundo animado de forma algo repentina. Y no sólo eso, sino que también se produce un cambio del eje temático. Lo que parecía un retrato compasivo del actor y su incierto futuro bajo los caprichos de Hollywood (hay ecos a 'Barton Fink', sobre todo en la figura del ejecutivo sin escrúpulos encarnado a la perfección por Danny Huston), pasamos a cuestiones más amplias como la dificultad de retener una noción de la identidad propia, la posibilidad de realidades adyacentes o el cumplimiento de deseos a través de esas realidades imaginadas (aquí hay ecos a 'Paprika' e incluso a 'Synecdoche, New York'); y tras un paseo por esas cuestiones abstractas, viramos a algo más mundano como la búsqueda de un hijo. Pero cuando parecía que la película podía decepcionar al optar por lo simple, volvemos a la imagen real y descubrimos un futuro que se ha ido al garete (varios planos de rostros sucios y desesperanzados recuerdan al clímax 'Hijos de los hombres'), donde el personaje de Paul Giamatti se ha convertido en el último reducto de calor humano para Robin, y la única prueba de que su pasado existió. Mientras, oímos una inspiradísima banda sonora de Max Richter que pone en relieve lo trágico de nuestro devenir como sociedad alienada.

A pesar de que estos cambios del eje temático puedan parecer arbitrarios, responden en realidad a la naturaleza camaleónica del discurso de Ari Folman: en una sociedad en la que el componente humano cabe en un chip y el humano es desterrado a una tierra de alucinaciones, el mundo tal y como lo conocemos se pierde en la lejanía. Cuando lo que creíamos conocer empieza a adoptar formas extrañas e intimidatorias, la necesidad de volver a lo básico (la búsqueda del hijo) es el paso más lógico. Por tanto, es posible que en algún punto del segundo acto el espectador se pregunte el propósito de lo que está viendo, pero esa confusión momentánea responde a la propia confusión que sienten los personajes ante el mundo que les rodea, y se resuelve pronto.


'The Congress' es un trabajo de imaginación desbordante, y que en ningún momento corre el riesgo de ser succionada por sus elementos más irónicos y post-modernos. Sí que es cierto que hay un montón de referencias a la cultura pop. Pero la película no se pierde en ningún momento en el guiño cómplice, en el "mira a Frida Kahlo o a Michael Jackson". Estos iconos vagan sin rumbo como el resto de criaturas del mundo animado, y no son más que proyecciones de gente alucinando, cáscaras de almas que se han ignorado a sí mismas para imitar a sus ídolos. El absurdo culto al famoso, otro de los temas que trata la película sin brochas gordas; nos muestra los síntomas de esa adoración pero sin detenerse demasiado tiempo del necesario, pues es otra de las muchas capas que cubren la película. Y otra de esas capas es la tecnología. No cae en en el esquematismo de usarla como representación del mal cerniéndose sobre nosotros, sino que supone tan sólo un paso más en nuestro camino (ya emprendido desde antes sin intervención de la tecnología) hacia ninguna parte; una herramienta que nos hace sentir más perdidos de lo que ya estamos y que acelera nuestras sensaciones de extravío existencial.





.

1 Comentarios
  1. Alex Onôv ha dicho,

    Gran critica. Coincido en muchas cosas, excepto en excusar la pluralidad temática. Creo que fue una película que tardó demasiado tiempo en hacerse, y estoy seguro de que la idea inicial era mucho más contenida. No me importa que no se haya sido ni remotamente fiel al texto original de Lem, pero sí que el devenir del film vaya, paradójicamente, desde una profundidad dramática personal interesantísima hacia temas mucho más prosaicos y, desgraciadamente, menos interesantes; me refiero, evidentemente, a la búsqueda del hijo y al galimatías distópico. Las escenas en el zepelín, por ejemplo, me parece que frisan el cine de saldo. En fin, demasiados temas cogidos con pinza. Así y todo, en "The congress" me fascinaron y emocionaron profundamente muchas de sus escenas, y la recomendaría a todo aquel que busque algo original e imaginativo. Y añadiría, aunque suene raro, que no cambiaría nada de la película. La dejaría tal y como es, porque se notan la pureza y la sinceridad con que está hecha, cualidades que se destilan en cada fotograma.

    Publicado el 14 de mayo de 2014, 23:38

     

Publicar un comentario

"LOS COMENTARIOS ESTÁN SUJETOS A MODERACIÓN. POR FAVOR, EVITA EN CUALQUIER CASO LOS INSULTOS, COMENTARIOS FUERA DE TONO O CONTEXTO, OFENSIVOS, PROVOCADORES Y MERAMENTE PROMOCIONALES O SPAM. RESPETA LA OPINIÓN DEL AUTOR DEL ARTÍCULO O LA CRÍTICA, ASÍ COMO LOS COMENTARIOS DE LOS DEMÁS". CUALQUIER COMENTARIO CONSIDERADO COMO UN TROLL TAMBIÉN SERÁ BORRADO INMEDIATAMENTE.

POR LO DEMÁS, ¡ADELANTE! NOS ENCANTARÁ SABER TU OPINIÓN.

Festival de Sitges 2016

Noticias y crónicas del festival.
Publicado por Jolly Jumper.

'La Liga de la Justicia'

Primer avance de la Comic-Con.
Publicado por Jolly Jumper.

'Vaiana', lo nuevo de Disney

Avance de 'Vaiana', de Disney.
Publicado por Jolly Jumper.

'Star Trek: Más allá'

Nuevo tráiler de ''Star Trek: Más allá'.
Publicado por Jolly Jumper.

CURSOS Y MASTERS

Topformación.com

Buscador de cursos y masters.
Publicado por Redacción.

Twitter

.

Facebook

Cinempatía on Facebook